lunes, 4 de mayo de 2015

COLOQUIO SOBRE LA NACIÓN CHICHAS



El pasado miércoles 29 de abril se realizó el “Primer Coloquio sobre la Nación Chichas” en el Museo Nacional de Etnografía y Folklore MUSEF de la ciudad de La Paz. En el mismo se tuvo la participación de una investigadora e investigadores de los Chichas con un espíritu de integración y hermandad de nuestro pueblo. Así, el programa se distribuyó en cuatro exposiciones de la siguiente manera: Edgar Murillo “La Nación Chichas en el Memorial de Charcas”, María Elena Chambi “Levantamientos indígenas en los Chichas”, José Yañez “Avances y proyecciones de la Nación Chichas” y Heberth Peredo “Tareas pendientes para la Reconstitución de la Nación Chichas”. Asimismo, se proyectó el video “Halcón Exiliado” producido en el marco de la Reconstitución de la Nación Chichas por la banda ENERPOL. En este sentido, se tuvo la participación masiva de asistentes al evento donde se pudo intercambiar criterios en un diálogo abierto entre panelistas y participantes.

Como es previsto, dentro de las intervenciones emergió el ineludible debate sobre la extensión de los Chichas en el territorio actual el cual se extiende en tres provincias (Nor Chichas, Sud Chichas y Modesto Omiste) con sus cinco municipios (Villazón, Tupiza, Atocha, Cotagaita y Vitichi). En este sentido, se hizo presente el reclamo sobre pertenencia de todos estos pueblos a la Nación Chichas y la necesidad de su articulación para el logro de mayores objetivos. Por otra parte se pretende posicionar la temática y proyecciones de la Nación Chichas en diferentes ámbitos y espacios donde la sede de gobierno es un eje central del debate nacional donde se ha tenido una preminencia del aymara centrismo o andino centrismo que ha sido causante de sesgos dentro de las ciencias sociales a nivel nacional. Contradictoriamente los aportes desde investigaciones extranjeras, principalmente argentinas, han sido las que mayor aporte dieron a los Chichas con la importancia debida que tuvo y tiene como sociedad preincaica.

            De esta manera, la Nación Chichas pretende fortalecer su planteamiento y romper las limitaciones territoriales en una visión desde afuera en complementariedad con lo que se trabaja en el propio espacio chicheño de manera sostenible y estructurada, siendo este coloquio el punto de partida para este derrotero. Queda mucho por trabajar en el amplio y complejo proceso reconstitutivo y es por eso que el tema y las proyecciones no deben ser relegadas de los espacios políticos, sociales y académicos, entre otros, para que el anhelo histórico del pueblo de los Chichas esta vez retome la lucha frontal en la búsqueda de su autodeterminación ahora bajo la bandera de la Reconstitución de la Nación Chichas. Como cierre han sido adelantados tres trabajos de investigación próximos a ser publicados en la sede de gobierno, los cuales también han sido motivados por este proceso histórico en el que nos encontramos y con el cual seguimos comprometidos. 

domingo, 26 de abril de 2015

ARCHIVISTICA Y ARCHIVO MUNICIPAL

En días pasados se llevó a cabo una reunión en el subsuelo del Gobierno Municipal convocada por la urgencia y “amenaza” de que el archivo histórico de Tupiza sería trasladado a instituciones localizadas en La Paz y Sucre. A esta convocatoria asistieron “autoridades” y otros involucrados en la temática para analizar el estado de la situación y las medidas a tomar para que se evite la reubicación de este legado histórico en Tupiza y de poblaciones vecinas, que de manera algo forzada se podría considerar como un archivo muy reducido de los Chichas, mientras tanto se vaya ampliando el mismo para que los términos queden ajustados perfectamente. De esta manera, sale a la luz que nuestra ciudad cuenta con este recurso informativo y documental que fue organizado por un equipo de profesionales, a la cabeza de Iris Villegas, hace algunos años para tener un adecuado manejo y conservación de este tipo de recursos informativos fundamentales en la memoria de los pueblos y complementaria a la historia oral entre otras. Pese al esfuerzo, voluntad e inversión para el logro de este cometido, tiempo después nos enfrentamos a situaciones de un manejo y administración inadecuados que obligan a volcar la atención hacia esta área del municipio y que representa un interés colectivo.

            Tupiza albergó muchos hechos importantes de la historia que fueron icónicos a nivel nacional en una proyección necesaria desde las historias locales para la construcción de una mejorada historia oficial más completa e integral, y sobre todo alejada de un andino centrismo y de una historia escrita por los vencedores. Desde este punto de vista el archivo ubicado en este espacio chicheño resulta de igual importancia ya que alberga estos sucesos además de otras historias que todavía requieren ser mejor estudiadas para identificar las líneas de interés y aporte que pueden tener. De esta manera, este recurso documental que se localiza en el subsuelo del Gobierno Municipal de Tupiza en este último tiempo fue desatendido por autoridades de turno por lo cual frente al riesgo de su traslado se requiere de una Ley Municipal declarando al Archivo como patrimonio de Tupiza para así evitar que se lleven el mismo. No obstante se requiere otras medidas al respecto que aseguren una buena y efectiva administración donde se debería tener desde un profesional especialista en archivos para el manejo de la documentación de forma pertinente para que el mismo quede resguardado por un largo plazo.

            En 1922 fue la primera vez que se habló del concepto de documentos históricos a partir de una iniciativa militar para el resguardo de documentos de guerra que generaban un tráfico de éstos y otros bienes culturales hacia el exterior. Durante la segunda Presidencia de Paz Estenssoro, en 1961, se establece que el patrimonio histórico o documentación, de todo el territorio nacional, con antigüedad mayor a 35 años debería ser transferido al Archivo Nacional de Bolivia exceptuando a los que se encuentren en otros archivos ya constituidos. De esta forma, el trabajo sobre el patrimonio se fue profundizando y especializando para que hasta la actualidad se haya avanzado mucho en esta temática archivística en instancias nacionales. Sin embargo, como lo manifestamos, este deberá ser un trabajo de mayor alcance para brindar un realce de esta documentación como un importante legado de los Chichas desde el periodo colonial republicano. El solo hecho de mantener la posesión y administración del archivo no garantiza que a futuro se tenga un proyecto de largo plazo que además continúe creciendo con otros documentos que se encuentran diseminados en otros lugares y en propiedad de particulares al igual que otros objetos patrimoniales y arqueológicos. A partir de esta llamada de atención el municipio de Tupiza debe ponerse el objetivo de brindar las condiciones óptimas al archivo histórico comenzando desde una adecuada infraestructura, personal y recursos destinados a esta área especializada y de esta manera brindar un servicio conveniente a los interesados en escudriñar en la historia documentada de los Chichas.

lunes, 20 de abril de 2015

DE TUPIZA EL CERCADO

En las principales ciudades de Bolivia se conocía a lugares exclusivos para unos sectores sociales estratificados y segregados a partir de algunas características como ser las diferencias económicas, principalmente. Así se solía dividir la ciudad de criollos españoles y la ciudad de indios los cuales no podían acceder a esos otros espacios por estar restringidos. A esa parte prohibida de las ciudades se las solía conocer como el cercado que hasta tenía límites y cercos reales para evitar la “invasión” de la población indeseable a menos que sea como servidumbre sometida al criollaje que dominaba los espacios de poder y decisión. Con esa herencia colonial se fue estructurando la república donde hasta la actualidad se sigue escuchando sobre municipios denominados como Cercado siendo un recuerdo muy efímero de lo sucedido en los tiempos de opresión y dominación hacia la población indígena originaria.

En el caso de Tupiza, no podemos quedarnos exentos ya que las condiciones y estructura social y económica no fue tan ajena ya que esta población se convirtió en un espacio de gran producción minera como principal eje económico y elemento de influencia en los espacios de poder. Esta capacidad económica fue la que llevó a mucha gente de los Chichas hasta espacios de control político nacional en una asociación inseparable donde los personajes que controlaban la economía también tenían el control político del país que partía desde sus regiones de origen. Así encontramos nombres como Gregorio Pacheco o la dinastía Aramayo que en sus tres generaciones tuvieron influencia en las decisiones de la política nacional. Ya en otros tiempos, se tuvo la llegada de familias inmigrantes desde regiones europeas por diferentes motivaciones que engrosaron estos sectores potentados influyendo también en la identidad colectiva de los Chichas que ha quedado hasta la actualidad con esta perspectiva sesgada y señorial pretendiendo conservar los privilegios colonizadores contraria a una comunidad que contaba con otros principios de vida desde las raíces originarias.

De esta manera, la identidad de los Chichas, y sobre todo circunscrita en Tupiza, ha quedado marcada con este tipo de influencias identitarias generalizada hacia una mayoría de la población haciéndonos creer que esta herencia colonial debe ser sinónimo de presunción y más aún este ha sido uno de los pilares para establecer la identidad chicheña hasta la actualidad. Por otra parte, nos dirigimos hacia las comunidades alejadas de este cercado imaginario donde la matríz chicheña se ha mantenido de forma más llamativa y desde donde deberemos reconstruir esa identidad originaria e integral. De igual forma esta característica ha creado un alejamiento de otros municipios y provincias a partir de un reduccionismo generado desde Tupiza en una relación del ser tupiceño como sinónimo de ser chicheño en desmedro de la integridad territorial de los chichas originarios. Por tanto, a partir de proyectar la Reconstitución de la Nación Chichas este tipo de sesgos deberán ser reparados mediante la integración territorial e identitaria como un principio del proyecto histórico por la autodeterminación de nuestros pueblos. La identidad de los Chichas sustentada en ese cercado imaginario solo generó segregación en todos sus niveles lo cual ha traído secuelas hasta nuestros días, esta vez, en instancias municipales reproduciendo estas lógicas excluyentes y discriminatorias.

lunes, 13 de abril de 2015

HALCÓN EXILIADO

El año 2014 trajo consigo una serie de avances y contribuciones a la milenaria cultura chicheña, esto desde varias perspectivas y enmarcadas dentro de la Reconstitución de la Nación Chichas. Toda esa energía canalizada en este cometido se vio reflejada en la inspiración intelectual, cultural, política, social y, para este caso, artístico musical. Así, en medio de este entramado surge una propuesta sumamente llamativa y que evoca muchos aspectos de nuestra cultura; todo esto dentro de lo que se llama “Halcón Exiliado”, una producción de la banda Enerpol. El trabajo de narrativa histórica fue realizado con la colaboración de una serie de participantes para poder condensar toda la complejidad que representan los Chichas desde sus orígenes hasta la actualidad. Así, se tuvo el apoyo de un importante equipo multidisciplinario brindando enfoques variados y desde adentro como fuera de una misma percepción de la identidad y sus procesos de construcción que parten de una raíz común.

          Luego de una mediana espera, las redes sociales fueron el principal medio para la socialización del resultado final de la obra “Halcón Exiliado” y en medio del bullicio ensordecedor, que pueden provocar estos espacios, la fuerza de los Chichas se abrió paso haciendo un alto en toda esa dinámica virtual y efímera. Tiempo después, es necesario crear nuevamente ese tiempo fuera para volver a escuchar esta producción que nos permite zafarnos de una realidad con mucha polución y caminar por los territorios chicheños acompañados de la letra y melodía en búsqueda de los antepasados llenos de su energía y la sangre de gigantes. Sin duda, este aporte es una performance atractiva para poder leer entre esas líneas de la historia de un pueblo desde perspectivas sutiles y que rebasan la razón para conectarnos con el sonido que se convierte en un sendero de retorno hacia un pasado añorado con el rostro de lo que fuimos y debemos ser.


Prestando mayor atención al trabajo como tal, comenzamos con una aurora que desciende desde una mirada panorámica de los Chichas para acercarnos hasta un primer plano denotando la individualidad de un habitante, todavía anónimo caminando por un sendero de agua como representación de la vida hasta acercarnos al código simbólico de un pueblo que bebe el elixir de la tierra. La caja y el erke son los elementos ritualísticos que remontan hasta el interior despertando los recuerdos de un pasado inmediato en la cotidianeidad de una comunidad con la amenaza siempre latente para romper esa armonía lograda en la construcción de una sociedad con “la sangre derramada por ser quienes somos”. La luna con semblante rojizo es el astro que acompaña y muestra la dinámica de nuestra existencia que nos permite permanecer dentro de un territorio heredado por los ancestros. Somos los “ecos de una historia que ya nadie cuenta”, pero que ha retornado con toda la fuerza acumulada en el tiempo y nos devuelve esa fortaleza para reconocernos como hijos e hijas de la Nación Chichas tan presente como en tiempos remotos. Luego de haber superado tiempos de oscurantismo y reduccionismo cultural, ahora hemos llegado a un momento constitutivo de nuestra identidad que deberá involucrar nuestra integración acompañada por la mirada vigilante de ese Halcón que pretendió ser exiliado pero que nunca estuvo ausente ni se alejó de estos “valles y montañas”.


AQUÍ EL VIDEO "HALCÓN EXILIADO"