lunes, 16 de enero de 2017

VUELVO, TIERRA VUELVO

La última vez que pude estar en tierra chicheña, aproveché en desempolvar los discos de vinilo y el tocadiscos familiar (3 en uno todavía en uso) para vivir esas performance muy peculiares que requieren de varios elementos específicos y especiales: lugar, tiempo y personas. Así, encuentro a Horacio Guaraní, con la muestra de una serie de canciones primordiales en el folklore con sentido como “La copla del carcelero” o “Milonga para mi perro”, entre otros. Entonces junto al tan estimado paisano Carlos amargueamos, nuevamente después de algún tiempo de haber omitido este tipo de encuentros para conversar desde lo más frívolo de la vida hasta llegar a temáticas de determinación existencial. Pero esta vez, destacando el sello musical percutor de la reflexión, como lo es y será Horacio Guaraní, entre algunos, pocos, otros y otras. En este marco el tiempo se hace corto en viajes fugaces de retorno a nuestra tierra para fortalecer la raigambre necesaria en tiempos que te alejas para tomar otros caminos y otras agendas.

Entonces, lo que importa simplemente puede ser el momento de existencia para seguir sumando recuerdos, anécdotas y otros aspectos subjetivos. Así, no contábamos con que Guaraní todavía se encuentre presente o haya partido, lo cual recién consideramos luego de la real partida, que nos remonta a reflexionar sobre una serie de derroteros que seguimos como horizonte de vida, donde la muerte se presenta como, posiblemente, el único factor que puede frenar nuestros objetivos. De esta forma, generamos una relación con la ley de impermanencia y otras que definen la vida sin que nos demos cuenta, por simplemente pasar el día a día de forma, a veces, fútil y poco productiva. También asociamos a las personas que están y ya no, en esta dimensión, llamada vida para asumir actitudes que nos generen un poco de profundidad respecto de la relatividad, y muchas otras cosas de índole existencial.


La partida, física, puede ser un pretexto de este tipo de pensamientos y sentimientos que vamos teniendo a lo largo de la vida como instantes en los que reaccionamos y despertamos en el camino. Pero en fin, habrá que considerar qué es lo que queda de nuestro paso por el mundo, así como estos, considerados como, “grandes” personajes que lograron construir un legado para la sociedad con mensajes sugerentes, revolucionarios y poco convencionales, de los cuales ahora solo queda esa producción. ¿Y nosotros/nosotras? Retomamos una serie de mensajes bajo los cuales podemos ubicarnos y reinterpretar o revisitar para la construcción de nuestro propio legado a la sociedad para no perdernos en el anonimato. Mucho más cuando nos encontramos en tiempos de tanta frivolidad donde, en este caso, la música destaca por su superficialidad y mensajes en contra sentido de lo esperado, con contenidos sexistas, violentos y discriminatorios, para mencionar solo algunas de sus características. Entonces, tomamos a Horacio Guaraní como un, nuevo, pretexto para escribir estas líneas vinculadas con la vida, la cotidianidad y el devenir individual, social y de comunidad. Ha partido Guaraní y con seguridad retomaremos sus canciones, hasta donde se pueda, en esos discos de vinilo con una peculiaridad muy propia y un gusto aparte para seguir hablando de identidad, existencialismo, socialismo y más, temas que emergen de cada frase y palabra de estos mensajes tan sugerentes como: “pueblo que escucha únete a la lucha/pueblo unido nunca vencido”, que debemos buscar en el mar de superficialidad musical y artística de nuestros tiempos. 

lunes, 12 de diciembre de 2016

VOLVER A LAS COMUNIDADES

Para las personas que venimos de lugares pequeños, ya sean capitales de Provincia o comunidades, conocer algunas “carencias”, no es novedoso ya que es bien sabido que en el desarrollo del país ha habido diferencias y desigualdades generadas a partir de una serie de decisiones, principalmente políticas. Así, por ejemplo en las ciudades sur potosinas, partiendo de la propia experiencia y los datos corroborados, el agua ha sido y sigue siendo una de las principales problemáticas que trajo consigo las consecuencias, casi lógicas, dentro de lo correspondiente a la salud, ya que el agua potable que sale por cañería, incluso ha sido considerada como no apta para consumo humano, por las altas concentraciones de residuos de minerales pesados. Pese a esta situación, de condiciones insalubres que atentan contra la vida misma de mujeres y hombres, niñas y niños,  dentro del líquido vital esencial para la supervivencia y que lleva consigo una serie de efectos desfavorables dadas estas condiciones; en estos lugares consideramos valioso este insumo presente en cada momento del día a día. En este contexto, en los últimos años se sigue luchando por conseguir nuevas aducciones con agua más saludables y en mayor cantidad que llegue de acuerdo hasta el grifo, de acuerdo a las comodidades a las que nos hemos acostumbrado en todos los lugares a nombre de civilización, progreso y desarrollo, muy influenciados por la globalización y más bien apartados de la necesidades básicas insatisfechas (NBI), que más bien deberían se categorizadas como NBS, necesidades básicas satisfechas.


Sin embargo, vinculando aspecto migratorios, es también recurrente el que en estos lugares “pequeños” se generen procesos de salida poblacional, conocida como emigración, hacia las capitales de departamento para continuar, a veces, con estudios superiores profesionales, o en otros casos simplemente buscar mejores condiciones de vida guiados por el horizonte del progreso de las ciudades “grandes”. Así, la comunidad se va quedando atrás para ir por derroteros diferentes en todo el territorio nacional. En este marco, algunos llegamos hasta Cochabamba, donde si hacemos una relación con el tema del agua, la situación no es muy lejana, ya que además es sabido que en esta ciudad existe un racionamiento del líquido elemento, con algunas diferencias zonales ya que, incluso dentro de la ciudad, la zona sur está más afectada por esta carencia lo que repercute en otros aspecto como la economía familiar. En este sentido, luego de varias décadas de vivir esta situación, los habitantes han aprendido a vivir, de manera consciente, con la lógica del racionamiento de agua como una corresponsabilidad de todas y todos. Bajo estas lógicas, casi culturales, los que residimos en este espacio también nos convertimos en corresponsables del cuidado de los recursos escasos. De esta manera, el agua es, tal vez, considerada con mayor atención y cuidado que en otras ciudades; a su vez esto explica el por qué Cochabamba se convertiría en escenario de la Guerra del Agua en Bolivia, y que seguro será replicada de alguna manera en otros lugares por las condiciones adversas que se van agudizando cada vez más en relación a este recurso. Entonces con estos devenires, que no son causas y azares, vamos reforzando esta cultura del racionamiento, ya que la situación no depende simplemente del tamaño del lugar en el que te encuentre o los NBIs, sino que es una simple lógica de subsistencia de cuidar los recursos en general y administrarlos de la mejor manera, mucho más cuando éstos son escasos.

La crisis ambiental y el calentamiento global vienen haciendo su parte para agudizar esta problemática de manera global, sin ninguna distinción en sus efectos, aunque si la existe en los responsables. Si bien es necesario tener los culpables mayores que generan un mayor impacto ambiental, al mismo ritmo de los avances tecnológicos con un desarrollo que no logra solucionar aspectos tan vitales para la humanidad, como incrementar el agua potable, apta para consumo, o detener la crisis climática, de revertirla todavía no hablamos. Pero, dentro de este marco más general, nos enfrentamos a una serie de situaciones críticas que devienen, principalmente, de la exacerbación capitalista y el consumismo que ha desencadenado, más rápidamente, la crisis ambiental, crisis alimentaria, crisis energética entre otras. Entonces nos estamos refiriendo a una problemática más amplia y complicada en su atención, como una respuesta a este tipo de situaciones se han ido planteado medidas de alcance internacional como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que dejan atrás a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), ya que las necesidades urgentes se han direccionado hacia temas ambientales que requieren de atención inmediata porque se trata de la subsistencia y permanencia de la humanidad sobre la tierra.

Entonces hemos recorrido rápidamente, por algunos de los factores que han influenciado a que se sucedan hechos tan cotidianos como la falta de agua en algunas zonas de los hogares, esta vez, de la ciudad de La Paz. Pero más allá de las responsabilidades institucionales, resulta llamativo cómo, aunque no existe el agua, “nos lavamos las manos” de cualquier responsabilidad, pese a saber que en algún momento hemos sido presas del uso desmedido e inconsciente del agua como si fuera un recurso sin riesgo de acabarse, más allá de su cualidad de renovable. De esta manera, ahora vamos exigiendo atención y respuestas inmediatas a problemáticas que deberían de haberse previsto hace mucho tiempo con racionamientos en la distribución y la generación de una cultura del buen uso de este recurso. En este caso, las famosas tres R (reducir, reutilizar y reciclar) son también aplicables en este caso específico, y así lo supimos quienes venimos de otros orígenes en condiciones normalizadas de cuidar el agua con la que se cuenta. Por tanto, cuando se logre restablecer el servicio “normal” de abastecimiento de agua, esperemos haber tenido aprendizajes significativos para darnos cuenta que vivimos en tiempos difíciles respecto del medio ambiente y que los recursos renovables también se pueden acabar.

Con lo señalado, nos vamos dando cuenta de que no hemos quedado exentos de situaciones tan enajenantes como el consumismo exacerbado de los famosos malls llenos del espíritu capitalista que nos van segando en otros intereses que nos deberían ser el centro de nuestra atención, en los tiempos en que  vivimos. Entonces, al observar estas actitudes donde el individualismo aflora plenamente y no importa la colectividad es que renovamos la mirada hacia las comunidades donde se recupere e interés por el bien común, y la corresponsabilidad esté presente de forma permanente, no solo en aspectos económicos sino integralmente. En este sentido, es que planteamos volver a las comunidades, más allá del entendimiento de ubicación o movilidad espacial territorial, sino que represente cambiar las lógicas en las cuales nos vamos moviendo día a día, comenzando por mirarnos dentro de las familias, junto a todas sus complejidades y variantes, para después proyectar nuevamente la comunidad en áreas rurales y urbanas. Con todo esto, esperemos no ser testigos de nuevas guerras del agua, pero esta vez entre pobladores de mismos territorios pugnando por los recursos que son propiedad colectiva, y que gracias a intereses ajenos vamos equivocando las lógicas con las cuales entendemos al mundo.

lunes, 28 de noviembre de 2016

SOBRE FIDEL

La historia universal, y mucho más la Latinoamericana, ha sido marcada y “definida” en algún sentido por hechos que influenciaron de forma determinante durante ciertas etapas. Así, todavía seguimos debatiendo entre acuerdos y encontrones respecto de sucesos como la Revolución Cubana y sus íconos más importantes como Fidel Castro y Ernesto Guevara. Entonces, es casi ineludible un ambiente de tensión cuando introduces estos nombres en discusiones de cualquier índole porque comienzan a emerger los respaldos y disentimientos respectivos, sin que tenga que ver el ser de izquierda o de derecha, aunque por detrás están siempre presentes estos percutores “inconscientes”. Así, han pasado muchas décadas desde la victoria del Movimiento 26 de Octubre que dio fin a la dictadura de Batista y el control del imperialismo en la isla cubana, lográndose así la verdadera independencia en este país, para ingresar en un régimen comunista con un carácter real en este derrotero. Así también, el paso del tiempo fue definiendo el desarrollo de una serie de problemáticas o virajes en lo que se pretendió con la Revolución Cubana en un mediano y largo plazo, pese a los constantes embates, injerencia y ataques de uno de los países más potentes del mundo, sin que sea necesario explicitar su nombre.

En este sentido, para las personas que plantemos el socialismo como un horizonte de la sociedad, con mayor justicia y equidad social, la muerte de Fidel Castro resulta inevitable para reconsiderar varios aspectos respecto del futuro de nuestros países, cuando el comandante cubano representa uno de los mayores símbolos del sentimiento revolucionario del siglo XX. Así, junto a los aciertos y errores, estará siempre presente en este marco para ir repensando los nuevos socialismos y las revoluciones que se deberán encarar a lo posterior, luego de la partida de Fidel con todas las décadas luchando en base a sus ideales. Desde este punto de vista, es seguro que pocas personas podrán igualar esta cualidad de la lucha permanente en base a lo que se cree y se siente como proyecto personal y social, por lo que es poco probable la emergencia de otro personaje con estas características.


Hace casi cinco décadas, justo en territorio boliviano, Ernesto Guevara fue “derrotado” fundándose así un símbolo de lucha que, por temas territoriales, cobró cercanía con los ideales en nuestro país. Ya ingresado el siglo XXI, muere Fidel Castro, posiblemente más lejano que el Che, pero que no se puede omitir de cualquier reflexión en el acontecer político e ideológico de las sociedades que pretenden lograr nuevos caminos y horizontes. Junto a los intentos de eliminación hacia Fidel, parece que la historia absolvió, finalmente, al revolucionario que se encontró con la muerte a raíz del paso de los años dentro una nueva coyuntura internacional, donde Cuba es casi el único país que mantiene un régimen abiertamente socialista con miras al comunismo. No obstante, en varias naciones sudamericanas se generó la ola de gobiernos progresistas enmarcados en el Socialismo de Siglo XXI, pero que poco a poco tuvieron un retroceso. En este contexto, queda Raúl Castro con la gran responsabilidad de mantener vigente a Cuba como el país emblema de la revolución, ahora sin su principal líder, pero no caudillo. Por más de medio siglo ha estado vigente la revolución cubana, desde los tiempos en que las revoluciones estaban en “boga”, pero en Cuba el régimen no se doblegó a diferencia de las otras que fracasaron en el intento de cambiar las estructuras nacionales lejos del utópico comunismo, y siempre sonrientes al capitalismo. Habrá mucho por seguir conversando y, hasta, discutiendo para recuperar o plantear nuestras nuevas utopías donde Fidel Castro será ángel o demonio en la mesa de debate, pero estará ahí siempre presente.

lunes, 14 de noviembre de 2016

GESTAS LIBERTARIAS EN LA NACIÓN CHICHAS II

Luego de esta primera victoria, sucedieron 15 largos años de enfrentamientos y batallas, que fluctuaron entre el triunfo y la derrota para los patriotas en todos los confines del Alto Perú. Sin embargo, la historia quiso que la lucha independentista retorne a territorio chicheño para que, esta vez, en los campos de Tumusla se lleve adelante la última victoria por la liberación del yugo español. Este hecho acaeció el 1° de abril de 1825 donde las tropas patriotas, a la cabeza del Coronel Carlos Medinacelli, lograron derrotar al último representante de la corona española, el General Pedro Antonio de Olañeta, proclamado Comandante en Jefe de los Ejércitos de Fernando VII. La batalla se extendió por más de cuatro horas, hasta que se logró la capitulación y muerte de Olañeta, marcándose así el final del régimen colonial, con un ciclo que comenzó y terminó en territorio chicheño como bastión fundamental de la independencia.

Dentro de este proceso histórico, ocurrido en los Chichas, también resulta importante considerar a la caballería chicheña que se fue constituyendo como uno de los ejes sobre los cuales pudo realizarse todas las gestas antes mencionadas. Así, este cuerpo de lucha comenzó a estructurarse a partir de la llegada del caballo hasta este territorio junto al proceso colonial. No obstante, se dio un proceso de apropiación y asimilación del caballo como elemento fundante de la identidad y las características del ser chicheño hasta nuestros días con su acompañamiento en una serie de faenas que pasan desde el productivo, identitario, cultural y, obviamente, el histórico guerrero. Entonces, nuevamente, en la actualidad la dupla jinete-caballo está presente, incluso, en documentos oficiales como símbolo representativo de los chichas e ícono central de la identidad regional. De igual manera, esta caballería se constituyó en un bastión de lucha y victoria desde la colonia y la República participando en batallas como la de Ingavi, la Guerra del Pacífico (con la importante victoria de la Batalla de Tambillo encabezada por el chicheño Rufino Carrasco) y la Guerra del Chaco.


Con lo expresado, queda manifiesto que la actual Bolivia ha sido construida por una serie de sucesos históricos que le permitieron conseguir la independencia, con acontecimientos locales que brindaron aportes fundantes en los procesos históricos, y que contrariamente fueron ocultados, minimizados o negados por la historia oficial, escrita desde una sola vereda y que sería muy enriquecida si se complementara con estos hechos ocurridos más allá de la visión de los que, en su momento, escribieron y escriben sesgos cronológicos dejando en el anonimato a hombres y mujeres presentes en varios momentos constitutivos conformando procesos que explican la historia y la formación social boliviana en la complejidad con que la conocemos hasta nuestros días. En base a lo antecedido, y gracias al espíritu libertario heredado hasta la actualidad, las provincias chicheñas van trabajando en un importante proyecto reconstitutivo de la Nación Chichas, teniendo como antecedente todo el aporte brindado a la independencia. En la actualidad, los hechos ocurridos en el proceso histórico quedan como un importante legado para entendernos como una Nación sustancial en la configuración boliviana a la cual se sigue aportando desde diferentes perspectivas y con proyecciones enmarcadas en ese horizonte de libertad e independencia desde la posición de una Nación Originaria para la integración territorial plurinacional.